¿Que es el juego?

Si nos piden que definamos juego, probablemente, podríamos decir, a bote pronto que es lo que hacen los niños y las niñas para entretenerse y divertirse. Y no estaríamos en un error, pero sin duda nos habríamos dado una respuesta muy reduccionista.

El juego se da especialmente en la infancia, si, peor jugar se puede jugar a todas las edades, y es mucho más que un entretenimiento o una diversión, ya que través del juego aprendemos y nos desarrollamos, desde la más tierna infancia vamos tomando contacto y conciencia del medio y las personas que nos rodean, e incluso en la edad adulta podemos encontrar situaciones de juego en los más diversos contextos.Niño y niña jugando

Pero sin duda, la parte que más pesa es la lúdica, la divertida, de hecho Juego, según el diccionario de la R.A.E. viene de iocus, que quiere decir a su vez, diversión y bromas.

No vamos a entrar en los cientos de definiciones que podemos encontrar de juego, ya que cada autor da la suya, pero si podemos destacar una serie de características que el juego debe tener para serlo y que de una forma u otra van apareciendo autor tras autor:

  • Es libre. Se juega por decisión propia.
  • Se puede realizar en cualquier lugar, situación o ambiente.
  • El juego es un fin en sí mismo, no busca nada más allá del juego (como la victoria en el caso del deporte)
  • La imaginación está presente en el desarrollo del juego
  • No necesita obligatoriamente elementos físicos para desarrollarse, aunque normalmente los incorpora
  • Facilita la socialización entre las personas que juegan y permite ensayar fórmulas para socializar más allá del juego.
  • En la mayoría de casos, imita la vida real, aunque sea en mundos imaginarios.

Grupo de niños y niñas jugando

Así pues, aunque juguemos al futbol, este no es un juego, es un deporte, ya que no se realiza en cualquier situación, no es un fin en sí mismo (es una competición), apenas influye la imaginación (aunque se pueda hacer un juego más o menos creativo)…
Tampoco serán juegos las actividades encaminadas a aprender una rutina o una acción o serie de ellas, aunque el juego pueda tener un componente didáctico y con él aprendamos…

Como se puede apreciar las fronteras pueden ser difusas y en ocasiones no podremos definir con exactitud dónde empieza o acaba el juego, pero desde luego con estas características, si podemos entrever por qué el juego es tan importante y necesario en la educación y desarrollo de niños y niñas.

Anuncios