Blogger Traveller Noviembre: Perlora, un sitio con historia.

La ciudad de vacaciones Perlora es un sitio con mucha historia, con historia en Asturias y con historia en mi familia, al igual que en la de tantas familias asturianas, así que cuando llegó la palabra del mes de Blogger Traveller, en seguida me vino a la cabeza este sitio.

Ciudad de vacaciones Perlora. Asturias

Esta ciudad de vacaciones, situada en el concejo de Carreño, muy cerca de Candás, tanto que se puede ir andando se inauguró en 1.954, y estuvo en funcionamiento hasta 2006, cerrando sus puertas después de 52 años de vacaciones.

Fuente: Canal en You Tube de Jenaro Arturo Suárez Prendes

Era una especie de hotel en el que en vez de habitaciones, había (y hay) casitas, que hace tiempo dejaron de ser anticuadas para ser “vintage”. Esos pequeños chalets, que pertenecían a distintas empresas o sindicatos eran ofrecidas a los trabajadores o afiliados para disfrutar de sus vacaciones, de una forma un poco más económica que por otros medios, siendo su asignación y precio dependientes de cada entidad. Además, había una residencia, a la entrada de la ciudad, pero ahora solo queda un jardín verde sin cuidar, ya que tuvo que ser derribada.

Vista aerea de la Ciudad de Vacaciones Perlora

En el recinto hay tres playas: Perlora, La Isla y Carranques. Estas dos últimas están unidas por un paseo de barandilla blanca que es la misma desde que se inauguró, la misma que aparece en las fotos de mis padres, cuando antes de casarse iban en tren a la playa con su pandilla, la misma que aparece en las fotos de mi infancia cuando corríamos paseo arriba y abajo con los hijos de aquellos amigos de aquella pandilla.

Paseo de Carranques a La Isla

En los porches de esas casas o tras ellas, fuera de temporada alta éramos muchas las familias que buscábamos la sombra o un descanso, por ejemplo en Semana Santas tardías que traían sol a Asturias. En las zonas ajardinadas corríamos y jugábamos. No había otoño en el que no cogiésemos los patines o las bicis y nos diésemos un paseo por sus calles y soñásemos con pisar la arena, a la que por supuesto no nos dejaban bajar.

calle en la ciudad de vacaciones perlora

A Perlora no le faltaba detalle: iglesia, cine, comedores, oficinas centrales, baile, bares, tiendas, pistas deportivas… no le faltaba detalle, pero muchos de esos edificios ahora están rodeados de vayas, porque sus condiciones son pésimas, pero también es verdad que las zonas comunes están estupendas, que en el paseo de Carranques hay sillones giratorios, que el parque infantil es de lo más moderno, que las parrilas de las zonas de picnic están nuevas y son muy chulas, y que están arreglando los chalets…

igleisa de la ciudad de vacaciones perlora

Miles de personas pasaron por Perlora, y fueron muchas las familias que vivieron del trabajo allí. Yo tuve la suerte de poder hacer las prácticas de mi formación profesional en Animación Sociocultural, y así vivir un poquito desde dentro lo que siempre había visto desde fuera, aunque no fuese en pleno verano, pero aun así, me encantó poder vivir la experiencia y llegar cada mañana en el tren, ya que la ciudad tiene hasta su propio apeadero.

Vista general de la ciudad de Vacaciones Perlora

A partir de los años noventa, comenzó su declive. El cambio de titularidad, de pública a una gestión mixta pública – privada, las dificultades económicas, los intentos de privatizarla… fueron haciendo que cada vez las instalaciones se deteriorasen más y más, y lo que formó parte de la vida de tantas familias asturianas, se fuese convirtiendo en una tierra de nadie, aunque esto nunca impidió que miles de personas pasen cada año por sus playas y sigan disfrutando de sus zonas verdes y los servicios que se han modernizado

parque infantil en perlora ciudad de vacaciones

Cuando era niña, esa pequeña ciudad de juguete era un sueño a que me apetecía ir cada verano no solo a la playa, sino a pasar allí las vacaciones, pero que disfrutaba cada primavera y cada otoño. Es un lugar muy especial, para mi, y pasear entre esos chalets que se agrietan, se desconchan, en los que se vislumbran muebles, ver en la terraza del chalet en el que me quedé alguna vez durante mis prácticas el tendal que posiblemente sea el mismo en el que tendí la toalla… me daba mucha, mucha pena.

chalet numero 1 horreo en perlora

El 26 de octubre de este 2014, unas amigas cogimos a los peques, y en ese “veroño” caluroso que nos tocó en gracia nos los llevamos a Perlora. Se bañaron, jugaron en la arena, pasearon en la bici… creo que Perlora ha comenzado a formar parte de otra generación de asturianos y asturianas, que espero, sea la que vea su resurgir.

paseando en bicicleta por Perlora

Pero lugares con historia que despierten recuero presonal y colectivo, los hay en cada rincón del mundo. Seguro que si te das una vuelta por el Blogger Traveller de Noviembre, encuentras muchos sitios que te apuntarás en tu agenda viajera. Sin duda.

Anuncios