La Isla, una playa cambiante.

Que la marea en Asturias y en el norte en general hace crecer y menguar las playas, a veces de forma espectacular, es sabido, pero en  algunos casos, hace que la misma playa parezca otra, como pasa en el caso de la Isla.

la isla con la marea alta

La Isla está en el concejo de Colunga y recibe su nombre de un islote de roca que se encuentra a unos metros de la arena. Con la marea alta, está rodeado de agua y normalmente no hay oleaje, lo que hace que sea una playa estupenda para ir con niños y niñas, aunque la marea condiciona mucho el baño. Con la marea alta es prácticamente una pisciana.

baño en la isla

La mejor parte para bañarse, es más allá del hotel  Bahía, ya que en el resto de la playa hay piedras, es una franja solo, pero al estar el terreno en cuesta, bañándose con niños y niñas es difícil evitarlas. A no ser que lleves calzado de agua adecuado, claro.

bañistas en la isla

Con la marea baja, la cosa cambia totalmente, tanto que se puede ir caminando hasta el islote, siempre coronado por gaviotas. Aquí sí que es más que recomendable el calzado de agua. Lo de bañarse no se hace imposible pero si más difícil, ya que el nivel del agua baja bastante. Eso, si, quedan al descubierto las piedras del suelo y sabrás perfectamente dónde bañarte cuando suba.

piedras en la isla

El arenal también se alarga con la marea baja, ya que con ella alta se divide, pero al retirarse el agua podemos caminar hasta la cala de a lado, como puedes ver en la siguiente imagen. Seguro que a la gente menuda le llaman la atención las formaciones de las rocas, algunas son incluso un anillo, y al final de la playa hay una pequeña cueva en la que podemos entrar sin ningún problema. Un final de paseo que les encantará.

la isla en marea baja

Y aunque la marea sea tan notoria en esta playa y afecte al baño, la arena no se ve afectada como en otras playas, seguimos contando con una buena franja para tomar el sol y jugar.

ducha la isla

En cuanto a servicios, la playa cuenta con una sola ducha, junto a los lavabos. Junto a la playa hay un albergue (El Furacu) con terraza en la que tomar algo o comer, también venden helados y así mismo, hay una heladería. También hay algunos negocios hosteleros a la entrada del pueblo, muy cerca de la playa. Y si niñas y niños se cansan de la arena, justo enfrente tenemos un pequeño parque donde cambiar un ratín el juego.

parque en la playa de la isla

Aparcar no es difícil, aunque tampoco gratuito. Nada más entrar en el pueblo, a mano derecha encontraremos un parking, y justo antes de llegar a la playa, junto a la iglesia que hay a la entrada, otro. Se puede aparcar en la calle de forma gratuita pero hay poco espacio, hay que madrugar, y también se aparca en el margen de la carretera que discurre junto a la playa pero ¡ojo! Si entras en esta carretera, no podrás dar la vuelta, es de salida, así que volverás a la carretera general y deberás retroceder para entrar de nuevo.

antiguo aparcamiento

Para comer no cuenta con zona de picnic, únicamente con dos o tres mesas, pero sobre el acantilado, fuera de la playa. La zona que antiguamente se utilizaba para aparcar ahora está cerrada, no es posible acceder con el coche y el cerramiento es un banco, donde te puedes sentar a comer, o bien llevar tu mesa y sillas desde el coche para comer allí.

mesas de picnic en la isla

Si quieres dar un pequeño paseo, junto a la ducha encontrarás unas escaleras que llevan a un sendero que discurre junto a los acantilados (donde encontrarás las mesas de picnic). Si no te acercas al borde no hay ningún peligro, ya que va por prados, así que se puede hacer con peques. A los cinco minutos encontrarás una zona vallada en la que un panel informativo nos cuenta que las zanjas que vemos son trinchera de la guerra civil. Puede ser una buena excusa para plantear un repaso a la historia y reflexionar sobre el tema.

trincheras en la isla

Si en lugar de dar la vuelta sigues hacia delante enseguida llegarás al pueblo, puedes continuar el paseo callejeando por él, porque merece la pena. Para volver a la playa, al llegar a una esquina con una pequeña fuente en vez de seguir las marcas del camino de pequeño recorrido (amarillas y blancas) gira a tu izquierda y bajaras por el pueblo de nuevo hasta la playa, a no ser que quieras caminar más.

rincón de la isla

Y por supuesto si has ido a esta playa, o vas, no dejes de dejar tu opinión en los comentarios, entre todas y todos tendremos más información y podremos disfrutar mejor de Asturias en Familia.

Anuncios