Visitamos la cueva de Tito Bustillo.

Hace una temporada hablamos en el blog del Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, y nos faltaba la otra parte de la visita, la propia Cueva, y así completar el paseo por la prehistoria que podemos hacer en Ribadesella.

En esta visita no solo accedimos a la cueva de Tito Bustillo, también estuvimos en la impresionante cuevona de Ardines. Para la de Tito Bustillo llevábamos reserva, pero la Cuevona se reserva allí mismo en el Centro de Arte Rupestre, donde nos informan de los horarios que mejor nos convienen para combinar ambas cuevas, y si lo deseamos también el Centro de Arte Rupestre.

subida cuevona ardines

La visita a la cuevona dura unos 45 minutos, y no es apta para todos los públicos ya que hay que subir 300 escalones. Una vez subimos la escalinata (a medio camino se hace una parada para coger fuerzas) entramos en la cavidad donde una plataforma de madera nos permite darnos cuenta de la inmensidad de ese “agujero” abierto en medio de la montaña, literalmente.

cuevona ardines

Fuente: Recrea

Por su parte, la Cueva de Tito Bustillo es más accesible pero ten en cuenta que no deja de ser una cueva, con piso irregular, resbaladizo a causa del agua y el barro, mal iluminada… de hecho no se permite el acceso a ninguna de las cuevas a menores de 7 años.

entrada cueva de tito bustillo

La entrada se hace por un túnel artificial, ya que no es la entrada natural de la cueva, y una vez recorrido, entraremos en la cueva tal cual. El recorrido en total es de unos 800 metros y la visita dura entorno a una hora, y quizá yendo con niños y niñas la única pega es que aunque el recorrido no se hace “al trote” no nos da tiempo a intetar ver algo de la cueva más allá de las pinturas, a hacernos a la idea de donde estamos o ver alguna de las estalactitas… esas cosas que les gustan a los peques, pero tenemos que tener en cuenta que si no, otros grupos no podrían entrar y que además, el entorno debe estar muy controlado para preservar las pinturas, vamos que no es un sitio para ir de paseo, no vamos a ver la cueva, vamos a ver las pinturas.

centro de interpretacion tito bustillo exterior

El acceso a ambas cuevas se hace a través del mismo edificio, unos metros antes del Centro de Arte Rupestre. En su interior, mientras esperamos, podemos ver una pequeña exposición de restos encontrados en la cueva, información sobre este y otros yacimientos, sobre el descubrimiento de la cueva… no es muy amplia pero si lo suficiente para entretener la espera sobre todo con niños y niñas. Además, también hay aseos.

SAM_0159

En cuanto a aspectos prácticos es conveniente saber que este tesoro, patrimonio de la humanidad está muy demandado y es más que recomendable hace reserva previa sobre todo en días de mucha afluencia, como fines de semana.

plano cueva tito bustillo

Las entradas se sacan a través de la web de Recrea  y se han de recoger media hora antes de la hora reservada en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. En caso de no hacerlo antes de esa hora, podemos perderlas ya que las pondrán a disposición del público, así que si te acercas a Ribadesella en el periodo de apertura (para 2016 es del 16 de marzo al 30 de octubre) podemos probar suerte si no llevamos reserva. La cuevona de Ardines abre algunos días más a lo largo del año, así que vayas cuando vayas puedes preguntar por ella en el Centro de Arte Rupestre.

Por supuesto, como ya hemos dicho, puedes pasarte por la entrada sobre el Centro de Arte Rupestre que ya hemos publicado porque sin duda es el complemento perfecto e indispensalbe para acabar de comprender la cueva. La entrada combinada cuesta 7,34 €, 5,30 si es reducida (precios 2016) y se abona en la taquilla, no debemos pagarla por adelantado.

terraza car tito bustillo
En definitiva, tranquilamente podemos pasar una jornada rupestre entre unas visitas y otras, y si hace buen día… no dejes de encontrar un rato para descansar tomándote algo en la terraza – cafetería con vistas a la Ria de Ribadesella.

Anuncios