Un mur fardelero muy especial…

No sé si conocéis Fardeles pa Presumir, una marca artesana que nos ofrece bolsos, fardeles (delantales), así como otros complementos, entre ellos cosas monísimas todas en tela, para bebés y peques.

Hace unos días se hizo un sorteo en el que se regalaba un ayudante del Ratoncito Pérez personalizado y tuve la suerte de ganar este sorteo, del que podéis ver el proceso en el muro de Fardeles pa presumir y en el de la artesana que hay detrás, Beatriz Menéndez.

DSC_0137

El caso es que en este post, que ni es para comentar un producto ni un post patrocinado os quería hablar de lo fácil que puede ser iluminar la cara de un niño, porque cuando Beatriz me pidió los datos para enviármelo por correo le pedí que en vez de a mi nombre, lo mandara a nombre del peque. ¿A qué niño o niña no le hace ilusión recibir una carta? Pues eso fue lo que pensé. La carta llegó por correo certificado, así que tuvimos que ir a recogerla a correos con su carné de identidad y todo… esa emoción ya mereció la pena.

primer plano raton fardeles pa presumir

Pero es que cuando abrió el sobre y encontró el ratón… la verdad que es fan del Ratoncito Pérez y el regalín le hizo una ilusión loca (anda tocándose los dientes a ver cuándo lo puede estrenar) El tacto del ratón es muy suave y su aspecto, como veis en las fotos, muy entrañable con esos súper bigotes y la colita trenzada. Le gustó tanto que hasta le perdonó que no tuviese patas. Supuso que las tenía en el bolsillo para poner el diente. ¡Yo ni las había echado de menos!

Además, aunque Beatriz no lo hace de forma habitual, sabiendo que la carta venía a nombre de mi hijo y la ilusión que le había comentado que le hacía le escribió una pequeña carta contándole que tenía un ratón (un mur) ayudante del Ratoncito Pérez y algún consejillo sobre higiene dental.

raton fardeles pa presumir

Así que no tengo más que palabras de agradecimiento a Beatriz, lo primero por organizar el concurso, lo segundo por la calidad y belleza de su trabajo, pero sobre todo por esa delicadeza especial que le ha permitido dedicar unos minutos de su tiempo a hacer un poquito más feliz a un niño de siete años, con un gesto para una persona adulta tan sencillo pero tan grande y tan especial para una personita que está empezando a vivir.

Y si te has quedado con ganas de tu ratoncito fardelero pásate por su página de Facebook y hazle un encargo. Entrarás por el ratón y te quedarás por todo. Los fardeles para mama / papa y el / la peque a juego son una pasada. Por cierto, por si te pica la curiosidad, un mur como este cuesta 11 euros (8 sin nombre) y si encargas unos cuantos (grupete de familia, amigos cole, cumpleaños, detalles eventos) una pequeña rebajilla cae…

Anuncios