La peninsula de la Magdalena en familia.

Todo el mundo ha oído hablar del Palacio de la Magdalena, en Santander, sobre todo a raíz de la serie Gran Hotel, ya que los exteriores de ese hotel no eran otros que los de este palacio, así que quizá si te acercas a Santander quizá te plantees ir a visitarlo. Quizá te interese reservarte el día entero, sobre todo si vas en familia.

Fachada principal palacio de la Magdalena Santander

Y es que el palacio está ubicado en la Península de la Magdalena, un recinto que tiene de todo para ofrecer una jornada de ocio a toda la familia. Nosotros fuimos justo después de comer y salimos para cerrar, pero si vas en un día de buen tiempo (entramos con sol y al llegar al coche comenzaba a llover), y sabiendo bien que te vas a encontrar, sin duda puedes pasar allí todo el día.

Vista aérea de la península de la Magdalena

De acceso gratuito, el recinto abre sus puertas de ocho de la mañana a ocho y media de la tarde. Nada más entrar, lo primero que nos encontramos es la taquilla del tren turístico. Nosotros no lo cogimos, porque hace un recorrido por la península pero no para. Su precio es de unos dos euros, pero decidimos ir dando un paseo (no se permiten coches particulares) y si nos quedaba tiempo y nos apetecía hacer el recorrido al final, y claro, no nos dio tiempo.

Tren turistico llamado en Magdaleno en la Península de la Magdalena

Empezamos nuestro recorrido siguiendo el paseo asfaltado y lo primero que llegamos es al parque marino, donde encontraremos pingüinos, focas y leones marinos.

Leones marinos en el parque de la Magdalena

Justo al lado, está el museo del hombre y el mar, un museo al aire libre donde encontraremos réplicas de diversas embarcaciones donadas por Vital Alsar, marinero cántabro que imitó a Colón en su viaje a América. Una balsa, galeones, nao y una curiosa burbuja de salvamento, forman este peculiar museo que llama la atención de grandes y peques.

Nao y galeones en el museo del mar y el hombre

Allí te pararás un buen rato curioseando antes de comenzar la subida a hacia el palacio. El entorno es francamente bonito y está bien cuidado, los bosques de pino sobre todo y otras especies que rodean el palacio acompañan el camino tanto de subida como de bajada haciéndolo muy entretenido y agradable.

Palacio de la Magdalena, vista desde el parque

Una vez en el palacio, podemos admirarlo, rodearlo entero y disfrutar de las impresionantes vistas, pero también podemos, por 3 euros (niños y niñas gratuito hasta los 10 años) hacer una visita guiada, que merece la pena. No esperes encontrar el interior del gran hotel. Eran decorados, el palacio no se parece absolutamente en nada.

VIsita guiada al palacio de la Magadalena

La visita nos lleva a recorrer casi todo el palacio, viendo desde las cámaras privadas de los reyes hasta salas de reunión, saloncitos, la capilla… y además nos contarán la historia del palacio, de sus habitantes, sus usos modernos, etc. y veremos mobiliarios y hasta algún traje original de la época de esplendor del palacio a principios del siglo pasado.

Interior del palacio de la Magdalena

De vuelta al exterior emprendimos la bajada por el otro lado de la isla apreciando las vistas, el faro de la cerda, la isla de la torre… un paseo muy agradable que si quieres puedes interrumpir en el área de descanso, donde encontrarás mesas y bancos para comer o simplemente descansar.

area de picnic en la magdalena

Al llegar al nivel del mar, el acceso directo a la playa nos invita a jugar en la arena, a mojarnos los pies o si es época a bañarnos y acabar allí el día tranquilamente.

Acceso a la playa desde el parque de la Magdalena

También hay bares y restaurante, uno en las antiguas caballerizas, y otro más allá, en el campo de Polo donde además hay un gran parque infantil. No habrá quien sujete a la gente menuda.

Parque infantil en la Magdalena Santander

Y cuando descubran el tobogán que baja hasta la playa se pasarán un buen rato subiendo y bajando.

tobogán a la playa desde el parque de la magdalena

En definitiva, un sitio estupendo para tomarte un día relajado y muy entretenido en familia.

plano peninsula de la Magdalena

Anuncios