El día del padre ¿que regalo le haces?

Hoy, 19 de marzo, se celebra el día del padre en España, y muchos papás y abuelos recibirán sus regalos a lo largo de la jornada.
En principio este día pretende ser un día especial para reconocer todo lo que papá hace por su familia, y darle las gracias, ponerlo de relieve y tener un detalle con él.  Pero en ningún sitio está escrito que haya que ponerle precio a ese agradecimiento.
Este día, como el día de la madre o cada vez más el día de San Valentín, se convierten en festividades en las que se ha creado la obligación de comprar un regalo, sin que muchas veces ni siquiera lo cuestionemos, y lo que es peor, sin que se necesite el objeto que se regala.
Un regalo hecho a mano, con cariño y respeto, tal y como hemos propuesto aquí en otras ocasiones, puede ser sin duda un regalo mucho más adecuado para un día como hoy en la que padres, hijos e hijas deben tener todo el protagonismo, y no una corbata, un reloj o cualquier otro artículo que podemos adquirir cualquier otro día.
Además, en muchas ocasiones cuando se compra un regalo para papá, es una persona adulta, por lo general mamá, quien se encarga de su elección y compra, dejando únicamente la entrega para los niños y las niñas, que como decimos deben ser en realidad los protagonistas de esta jornada junto a su padre.
Otra buena opción puede ser tener un detalle con él, como prepararle su comida (o cena) preferida y que sus peques hagan de camareros, hacerle un vídeo, una representación de teatro… hay mil formas de agasajar a un padre sin que caigamos en el círculo de consumismo que normalmente se vincula a estas celebraciones.
Es sin duda una oportunidad de demostrar que un regalo no tiene por qué ser necesariamente algo que hemos comprado, y como decíamos sobre todo si es algo forzado. Que no es necesario caer en el consumismo ni dejarnos “seducir” por la publicidad para hacer feliz a una persona a la que queremos.
Y además, decantándonos por este tipo de regalos en una celebración como esta, estamos contribuyendo a una formación menos consumista de nuestros hijos e hijas que podrán entender que no necesariamente todo debe vincularse a la compra de cosas, poniendo en valor el esfuerzo que los demás hacen por nosotros y teniendo presente que cuando nos agasajan no solo debemos tener en cuenta el valor económico del regalo, sino el interés que la persona que lo hace ha puesto en hacerlo, que ha pensado en quien lo recibe y que es, en definitiva, una muestra de cariño.
Anuncios