Entrevista a José Tomás Cháfer, director de Pinocho, Un cuento musical.

El próximo día 13 llega al escenario del teatro Filarmónica de Oviedo el espectáculo Pinocho, un cuento musical destinado al público infantil y familiar. Si estás pensando en asistir, José Tomás Cháfer, director del espectáculo, te ayudará a decidirte. La experiencia merecerá la pena.
Pinocho es un cuento universalmente conocido, que además ha pasado por el filtro de Disney, por lo que muchas personas tienen una referencia muy clara de la trama y los personajes. ¿Supone esto un reto añadido a la hora de abordar la historia para llevarla a los escenarios?
Todo lo contrario. El hecho de que el niño o niña conozca la historia juega a nuestro favor a la hora de contar el cuento,  ya que podemos permitirnos un ritmo que no sería posible en una obra totalmente desconocida. Quiero decir que es más fácil hacer que los y las peques se sientan protagonistas de un universo que ya conocen. 
¿Qué aporta de novedoso este espectáculo en relación con otras versiones del cuento?
Como te comentaba, hemos respetado la historia original de Collodi con pocos cambios. Pero lo realmente novedoso, creo, es la forma de solucionar los grandes momentos del cuento, que todos tenemos en la retina, y que se tienen que llevar al escenario. Me refiero a fragmentos como la construcción del muñeco, las escenas de Pinocho en el fondo del mar, el momento en que la ballena engulle a Pinocho, o el instante en que vemos como crece la nariz del protagonista.
Y qué encontraremos en mayor medida ¿diálogos o música?
Hemos intentado distribuir los tiempos de texto y canciones por igual, puesto que la música siempre supone un oasis para la atención del niño/a. Esa es la gran ventaja, a mi entender, del género musical infantil: que se logra que los pequeños/as no lleguen a perder la atención, porque la música que se va intercalando les proporciona pequeños descansos necesarios para continuar manteniendo la escucha en la escena siguiente. 
¿Para que edad está pensado PINOCHO, UN CUENTO MUSICAL?
La verdad es que hemos tenido espectadores de todas las edades y cada uno ha valorado distintos aspectos de la obra. Los niños/as más pequeños se quedan embobados con los peces del mar, con la ballena, con las luces de la feria… Y los padres o abuelos, disfrutan mucho de las coreografías o del momento de las marionetas, que supone una pequeña incursión el en mundo de la comedia del arte.
Por lo que hemos podido ver en los vídeos promocionales, los decorados son muy discretos y parece que la iluminación juega un papel importante. ¿Da esto más relevancia a la acción, a actores y cantantes?
Hemos utilizado un concepto de escenografía ágil, para que la historia no pierda en ritmo. Y aunque se puede ver en el escenario la casa de Gepeto, el pueblo, el teatro de marionetas de Stromboli, el bosque o el mar, todo funciona como un acompañamiento a la labor de los actores, que es lo realmente importante. 
¿Y facilita que niños y niñas, especialmente los y las más peques puedan centrarse más fácilmente el la historia?
Yo creo que sí, porque a veces el exceso de escenografía provoca cambios lentos o oscuros que ralentizan el ritmo de la obra. En nuestro caso, hemos podido conseguir que el público se ubique en distintos lugares con elementos escenográficos ligeros que no entorpecen la trama de la obra. 
Todo el mundo conoce el mensaje y la moraleja de Pinocho ¿pone vuestro espectáculo el acento en algún aspecto en concreto?
Sí, hemos querido que Pinocho vaya dándose cuenta, a lo largo de la obra, de la importancia de ir al colegio. De hecho, el muñeco de madera empieza sus aventuras por no querer ir a la escuela, pero todo aquel con el que se encuentra consigue engañarlo, puesto que no sabe “las cosas importantes para ir por la vida” como dice su padre. Y al final de la historia, él mismo se da cuenta de la importancia de ir al colegio y termina cantando “por fin vamos a la escuela”.
Para finalizar ¿qué le dirías a alguien que aún no sabe si acudir al musical?
Que no se pierda la oportunidad de que sus peques vean a sus personajes favoritos en el escenario. Para ellos es una experiencia única que recuerdan siempre y que les hace una ilusión tremenda. Yo creo que vale la pena compartir este viaje, con los peques de la casa,  a un mundo de aventuras, canciones y juegos. 
Anuncios