El periodo de adaptación en el cole. ¿Necesidad o problema?

Hoy comienza el curso escolar y con él, el periodo de adaptación. Tanto en las Escuelas infantiles, como en los colegios, niños y niñas se enfrentan por primera vez al colegio y a una nueva experiencia, nuevas personas, un nuevo entorno… por eso se van adaptando poco a poco, un ratito primero, ampliando la permanencia, en un horario u otro, ampliando el número de compañeros y compañeras… Cada colegio tiene su propia forma de hacerlo, pero todos tienen en común los puntos ya expuestos.
Con el periodo de adaptación niños y niñas van tomando el pulso poco a poco a la nueva situación, cociéndose entre sí, a la nueva profesora o profesor. Hemos de tener en cuenta que tienen 3 años (o menos en las escuelas infantiles) y no tienen todavía la capacidad de adaptación necesaria para separarse de repente de su familia, y permanecer toda la mañana en un lugar que les resulta extraño, y en la mayoría de ocasiones sin conocer a otras personas. Así que mejor ir poco a poco, y será más beneficioso para nuestros hijos y nuestras hijas, que irán cogiendo el gusto al centro escolar de forma adecuada.
periodo de adaptación escolar
Si es verdad que quienes hayan asistido ya a la escuela infantil, no notarán tanto el cambio porque ya han vivido una situación similar previa, pero aún así el periodo de adaptación no estará de más por varios motivos. El perido de vacaciones en algunos casos es de dos o más meses, hay quien solo hace uno, pero muchas familias “paran” julio y agosto y para peques tan peques, es necesario retomar la rutina poco a poco porque separarse de nuevo de papá y mamá puede ser una experiencia bastante amarga.
Por otro lado, el ir todo el grupo al mismo ritmo, con quienes nunca han estado en un centro escolar, ayuda a que el grupo sea más homogéneo y niños y niñas lleven ritmos similares y se conozcan poco a poco.
Sin embargo, la principal preocupación que despierta este periodo que suele durar unos quince días, es la conciliación de la vida familiar y laboral, porque una hora de cole… despierta muchos quebraderos de cabeza. No podemos perder de vista que es necesario y beneficioso para nuestros hijos e hijas, tomarlo con paciencia y buscar la mejor solución que tengamos al alcance. Hay quien no tiene más remedio que pedir vacaciones, contratar a una persona, recurrir a abuelas y abuelos… aunque en ocasiones encontramos otras soluciones como la que ofrecen en el colegio Corredoria II en colaboración con una ludoteca de la zona, La Pecera, para llevar y recoger a niños y niñas en el cole y que estén en la ludoteca hasta que podamos pasar a recogerles, facilitando así la conciliación.
En cualquier caso, repetimos, es beneficioso para niños y niñas, y es lo que más nos tiene que importar… aunque a veces los quebraderos de cabeza sean tantos que no sepamos como vamos a hacer los malabares necesarios para que la familia funcione esos días.
Anuncios