Prohibido entrar a niños y niñas. Restaurantes con derecho de admisión.

Estos días estamos conociendo a través de la prensa casos de restaurantes que no permiten la entrada de peques a sus instalaciones, sin ser de ocio nocturno, sino de bares, cafeterías y restaurantes normales.

En octubre hará tres años que sorprendidos por la lluvia en Lanzarote, nos refugiamosfa643-prohibido donde primero encontramos, la cafetería de un hotel en la que la camarera nos dejó quedarnos amablemente porque no había nadie, y si alguien protestaba nos teníamos que ir… porque era un hotel que no admitía niños. Fue la primera vez que me tropecé esta situación y me quedé perpleja, le dí muchas vueltas y llegué a la conclusión de que en su casa cada uno hace lo que quiere y desarrolla las estrategias comerciales que le viene en gana, que hay sitio para todo el mundo y que no quiero estar en un sitio donde no me quieren o me van a mirar mal.

Y es que los niños y las niñas molestan. El tuyo no te molesta, pero si un día te escapas a comer con tu pareja, dejas al peque en casa y en la mesa de alado hay un monstruito (que te lo parecerá) dando la tabarra, seguro que lo comprenderás y tolerarás pero preferirías que no estuviese precisamente en ese lugar.

Yo no creo que toda la culpa del mal comportamiento de los niños y las niñas sea porque sus padres y madres no los educamos, nos relajemos al enseñarles normas o queramos estar tranquilamente sin discutir (ojo, que haberlo…). Los niños y las niñas son lo que son y no debemos de pedirles más de lo que puedan dar de si. Conocemos perfectamente su carácter y sabemos cuánto pueden aguantar, como se van a portar y en función de eso escoger los lugares a los que vamos, o incluso si vamos.

En el fondo opino que la cuestión es saber que tus derechos acaban donde empiezan los de los demás, que hay unas normas mínimas de respeto y educación que se deben cumplir y que si bien el resto del mundo debe entender que los niños son niños, hay situaciones que debemos de evitar e ir dosificando hasta que por la edad podamos ir disfrutando toda la familia. Yo, personalmente, cuando mi hijo corre, chilla, canta y juega en lugares donde no debería hacerlo lo paso mal, si estoy comiendo no disfruto de la comida, y se que él no disfruta si estoy todo el rato encima diciéndole lo mismo.

¿Qué pagarán justos por pecadores? Evidentemente ¿qué es exagerado prohibir la entrada a menores de edad a una cafetería, porque una niña o un niño de 8 años por norma general sabe comportarse? Evidentemente. ¿Qué podemos sentirnos que se nos discrimina? Evidentemente ¿Qué es un tema muy jugoso para dar bombo en los medios de comunicación especialmente en agosto? Evidentemente.

Están en su derecho, ya que la ley ampara el derecho de admisión, pero las familias debemos ir adaptándonos a nuestra nueva situación que cambia constantemente y modificar nuestro ocio en función de las posibilidades de todos y cada uno de los miembros de la familia, entre otras cosas porque lo pasaremos mejor y disfrutaremos más del tiempo que pasemos en familia.

Para aclarar dudas sobre el derecho de admisión, podéis consultar el artículo que al respecto he publicado en este blog.

Anuncios