Aquaxana con niños y niñas. Una buena experiencia.

No hace un mes que abrió sus puertas Aquaxana, un espacio termal que viene a completar la oferta de Las Caldas Villa Termal y que es un plan estupendo para una mañana o una tarde en familia.
Aquaxana está totalmente integrado en el entorno y desde sus terrazas y cristaleras se puede contemplar la naturaleza en medio de la cual se encuentra. El complejo tiene varias plantas. Arriba del todo encontramos la cafetería en una estupenda terraza (aún no está en servicio) Un piso más abajo tenemos la sauna, el baño turco, y las duchas de contrastes. Lógicamente, esta planta no es muy recomendable para peques. Si seguimos bajando llegamos a la galería que sobre la cúpula desde donde podemos ver todo el espacio acuático y el espectáculo de luz, agua y música, además de tener un mirador acristalado con tumbonas de relax desde el que contemplamos el bosque.
Y en la planta baja, tenemos el espacio ideal para toda la familia: la cúpula una piscina redonda entorno a la cual podemos encontrar distintos chorros distribuidos en 24 puestos. La piscina tiene una superficie de 320 m2 y cubre más de un metro, así que ojito con niños y niñas que no naden muy bien. La cúpula tiene 15 metros de alto y en ella se puede disfrutar de un espectáculo a ritmo de la banda sonora de Superman del que no os cuento nada más para no estropearlo, pero la verdad, que disfrutar desde el agua entre burbujas del show merece la pena. Además, el espectáculo no es siempre el mismo, tal y como confirman desde Las Caldas Villa Termal se hacen rotar las canciones y por tanto cambia el rito, las luces y los giros del agua para adaptarse a la melodía.

Esta piscina comunica con otra con cuellos de cisne y chorros activos con parte en el interior y parte en el exterior (se puede salir por el agua o por fuera) donde encontraremos unas camas de agua y burbujas muy cómodas. La oferta se completa con una piscina exterior de nado rodeada de hamacas y vegetación. Podeis utilizarla para hacer contrastes: de la caliente a la fría, porque la exterior está más fría y se nota la diferencia.
Balneario de Las Caldas. Fuente http://www.infoasturias.com
Artista: Infoasturias – Arnaud Späni
Como sabréis, las burbujas y chorros no son muy recomendables para niños y niñas, (en caso de duda, podéis preguntar a vuestro o vuestra pediatra)  pero mi peque de 3 años, aguantó perfectamente 2 horas. Por supuesto no entró a los cuellos de cisne (ojito con la presión) y en las camas se colocaba en una apagada, junto a la mía encendida y se arrimaba un poquito a las burbujas, pero poquito. El espectáculo le encantó, y además, como estábamos prácticamente solos, pues estuvimos muy a gusto. Según su web, tiene capacidad para 300 personas, pero estaríamos 30 como mucho… Fuimos por la mañana, que es la hora que menos gente hay, llegamos sobre las 10 y a esa hora solo vimos 4 personas, aunque poco a poco llegaron algunas más.
Si vais en familia, fijaos en los vestuarios: ¡los hay familiares!. Es la zona roja, las taquillas están en el pasillo y las cabinas son muy amplias, tienen una ducha y separada por una mampara de cristal una zona para cambiarnos equipada con un banco de madera. También se identifican con el símbolo para personas con discapacidad (la silla de ruedas) ya que tanto Aquaxana como el Hotel Enclave tienen sus instalaciones adaptadas para personas con movilidad reducida. Tampoco hay grúas para entrar a la piscina, pero es verdad que está sin acabar, faltan por ejemplo, los relojes, están rematando detalles… así que si vais con una persona en silla de ruedas, informaros antes de ir.
Por último, si queréis ir pero no entrar con los niños o las niñas, en breve pondrán en funcionamiento una ludoteca para que se lo pasen bien mientras estais en el agua.
Y acabamos con un par de cosillas prácticas: No lo dicen en la web (al menos yo no lo he visto) pero es recomendable reservar antes de ir. Una llamada, y os aseguráis que podéis pasar. Supongo que será para evitar que se colapse. Y no enloquezcáis buscando la entrada. Según subís hacia Aquaxana, queda a la izquierda, pero debéis entrar por el edificio de la derecha. Casi llegando arriba en la calle, veréis una entrada en rampa descendente: por ahí se accede a Aquaxana. Luego pasareis bajo tierra y en bañador, así que una toalla o un albornoz son imprescindibles, sobre todo a al vuelta por aquello del fresquito.
En resumen: estuvios dos horas largas y nos quedamos con ganas de volver. Si vuelven a acumularse los días grises y lluviosos… si os gusta el agua, es un plan seguro.

¡Ah! Por motivos obvios no tengo fotos del interior, pero podéis disfrutar de ellas y ampliar la información, ver los precios de Aquaxana (varían dependiendo de horario y temporada)  en la web de Aquaxana. 

Anuncios