Gran Circo Wonderland

Ayer se presentó el Gran Circo Wonderland en Oviedo. Seguramente muchas y muchos ya tuvisteis la oportunidad de verlo en Mieres y Langreo, pero para quienes no lo hayais visto aún, teneis hasta el día 22 para hacerlo, nosotras y nuestros peques lo pasamos genial.

La verdad que hacía como 20 años que no iba al circo, pero cosas de la materindad, ayer volví. No tenía ya un recuerdo muy claro y el espectáculo me sorprendió gratamente. Estabamos en localidades laterales, lógicametne actúan de cara a las centrales, pero salvo los payasos y el mago no se nota mucho la orientación del espectáculo. En cuanto a los palcos, si vais con niñas o niños peques, quizá no sea la mejor opción porque la barrera del palco puede dificultarles la vista desde la silla, aunque la verdad, más de una y de uno se paso el espectáculo de pié sin problema.
Empezamos un poquito tarde, mientras que el púbico acabo de acomdarse, a eso de las 18:45, con unos 15 minutos de retraso, y hasta las 21:00 la gente menuda estuvo atenta a todo lo que se desarrollaba en la pista a buen ritmo, ocupando los espacios “muertos”, mientras se preparaba la pista con las apariciones estelares de los animales de Madagascar o Bob Esponja, que hace que tiemble el circo con todas esas voces coreando su canción.
Abrieron espectáculo los tigres y no tardaron en salir el resto de animales: llamas, dromedarios (¡¡¡los de los reyes, los de los reyes!!!), avestruces… Pero no espereis gran cosa de los animales, los tigres hacen su número pero el resto dan una vuelta a la pista y se van, una exhibición nada más. También puede decepcionar a alguna jovencita (jooo… ¿ya se van?) el numero de Circus hig musical, breve baile con alguna acrobacia.
Sin embargo, el número de los piratas encandila desde el primer momento, con la pista llena de gente que se sube por las columnas de la iluminación, se cuelga de la plataforma suspendida en la carpa… un número muy vistoso lleno de acrobacias, y por supuesto, duelos a espada con el mismísimo Jack Sprrow en la pista.
Equilibrios, un número de acrobacia cómica que traerá cola, magia (¿pero de dónde salen, de donde saleeeeeennnnn?), monociclos… dos horitas repletas de sorpresas que se pasarán volando. Hasta la despedida de la compañía es vistosa, con gran parte del público puesto en pie, yo la verdad no, que detrás tenía una nena y si me levanto…
Así que si quereis pasar una tarde entretenida (o una mañana de domingo) el circo siempre es una buena opción. Y si os parece caro… pues yo os diría que no. A mi también me lo parecía y la gente con la que comenté los precios me secundaba, pero la verdad es que cambié de opinión. En mi caso, las entradas laterales, las más baratas supoenen para mi familia 45 euros, que son mucho dinero, pero caro, caro… ¿qué precio le pones al entrenamiento de una chica que se pone cabeza abajo en un trapecio o al de la que salta sobre una un alambre a más de dos metros del suelo? ¿cúanto vale el montar y desmontar la carpa? ¿cuántos personas hay detrás de ese espectáculo de dos horas a parte de las que vemos en la pista? Yo entiendo que para una economía familiar gastarse 50 euros en una tarde puede ser un palo, puede ser mucho dinero, pero caro…
Nota: entre paréntesis y en cursiva, comentarios oidos entre el público.
Anuncios