Vacaciones en familia: de albergue.

Mucha gente, cuando piensa en un albergue juvenil, piensa en campamentos y colonias de verano, en gente con la mochila al hombro, en “jóvenes bohemios/as”… Y algo de razón tienen, pero esto responde un poco a un estereotipo que no refleja fielmente la realidad.
Los albergues juveniles son instalaciones de tiempo libre, muchas veces asociadas a la educación en el tiempo libre, como es el caso de las citadas colonias, aulas de naturaleza, oferta de rutas guiadas, alquileres de material deportivo, etc. Son espacios para compartir, donde conocer gente, donde podremos encontrar desde familias a personas que viajan solas o grupos de amigos y amigas, procedentes de distintos lugares, con distintas nacionalidades, por lo que el ambiente será muy distinto que el de un hotel y seguramente mucho más enriquecedor para la gente menuda, asi que puede ser una opción muy interesante para alternar con un hotel, además de ser más económico.
En un albergue puedes sentarte a la mesa con otras personas, porque normalmente en el comedor encontraremos mesas corridas. Los servicios e instalaciones tienden a eso, a ser para compartir, lo que evidentemente nos lleva a respetar a los y las demás, adaptarnos a lo que hay, porque si queremos ver la tele en la sala de televisión, habrá que ponerse de acuerdo, o respetar a quienes hayan llegado primero, hay que aprender a ceder o agradecer que cedan a nuestro favor.
Instalaciones y habitación doble del albuergue de Teulada-Moraira, Alicante. Pueblo costero cercano a Denia. El albergue también cuenta con piscina propia.
Todo esto no quiere decir que un albergue no pueda contar con comodidades o servicios, dependiendo del caso podremos encontrar hasta bibliotecas, lavanderías o cocinas de alberguistas (donde podrás cocinar tu comida si no has contratado manutención o no quieres salir a comer fuera), por haber, hay hasta un albergue en Jaén que tiene spa… depende del albergue, tendremos unos servicios u otros.
En cuanto al alojamiento en si, las posibilidades pueden ser infinitas. Desde habitaciones individuales con baño particular, a habitaciones colectivas con duchas compartidas, donde dormirás con personas que no has visto en tu vida, y que irán cambiando si permaneces más de un día en el albergue. Puedes encontrar habitaciones familiares, incluso en algunos casos pequeños apartamentos con todas las comodidades, hay albergues singulares como los barcos atracados en Viana do Castelo (Portugal) o en Estocolmo (Suecia) y reconvertidos en albergues. Los habrá que incluyan las sábanas o te las cobren a parte y de te den la posibilidad de dormir en tu saco (si se suele incluir la sábana bajera). En definitiva, se trata de buscar y encontrar la opción que más se adapta a nuestras necesidades.
Encontrarás albergues en zonas rurales, en la montaña o en la costa, en grandes ciudades y en pequeños pueblos. Algunos pueden limitar tu estancia a unos días, tres por ejemplo, a fin de dar cabida a otras personas, aunque luego puedes tener la opción de ampliar tu estancia dependiendo de la ocupación. En cualquier caso, te permite hacer un viaje distinto, conociendo distintas localidades, y elaborando un recorrido por la zona que hayáis elegido.
Los albergues pueden ser públicos, dependientes de una autonomía o ayuntamiento, o privados, creados por una empresa, pero suelen tener precios económicos (eso si, no hay “niños/as gratis”). Así por unos 100 euros en temporada alta, una familia de cuatro miembros (dos personas adultas y dos menores) pueden pasar un día en pensión completa en el albergue de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) cerquita del parque nacional, con un aula de interpretación del mismo a la vuelta de la esquina y al lado de un parque.
Patio interior del albergue de Daimiel y habitación doble del albergue de Oporto, con vistas a la desembocadura del Duero.
En realidad, las opciones son muchas y nos permitirán planear unas vacaciones o un viaje distintos, fuera de los grandes hoteles pero con multitud de posibilidades, que nos ayudarán a ver las cosas de otra manera. La planificación del viaje también puede hacerse un poco más difícil porque debemos encontrar el albergue que se ajusta a nuestras necesidades familiares, pero seguro que encontraremos lo que necesitamos. Algunas páginas que nos pueden servir de ayuda son las siguientes, en las que podrás encontrar instalaciones, precios, opiniones de otras personas…:
http://www.reaj.com/: albergues de la Red Española de Albergues Juveniles.
http://www.hihostels.com/: busca albergues por todo el mundo. Tienen una sección dedicada a familias.
http://www.1000albergues.com/. Albergues que no están asociados a redes internacionales.
Si te ha llamado la atención que los albergues se organicen en redes o no, debes saber que efectivamente, hay organizaciones nacionales y supranacionales que agrupa albergues por todo el mundo. Por ello, en algunos de ellos pueden pedirte el carné de alberguista, para alojarte, que podrás conseguir en tu localidad o en el albergue ya que muchos de los que lo piden te lo facilitarán, pero asegúrate de que ofrecen este servicio antes de ir. En unos días le dedicaremos una entrada específica a estos carnés para que no se escape nada de información.
Anuncios