I Salón del Niño.

El I Salón del Niño, organizado por El Comercio – grupo multimedia, se celebró el pasado domingo 27 de febrero en el recinto Luis Adaro de Gijón.
Evidentemente, es una buna noticia saber que contamos con una iniciativa como esta en Asturias. Otras provincias ya contaban con salones de este tipo, y ahora en Gijón también podemos disfrutarlo.
El domingo, pudimos sobre todo, conocer propuestas en moda, calzado para bebés, niños y niñas y artículos de puericultura tales como carritos, sillitas, mobiliario… pero además otros servicios como decoración con globos, celebración de fiestas, fotógrafos, publicaciones del sector, o in
teresantes propuestas como la propuesta de una academia de inglés especializada en primera infancia.
En definitiva, un escaparate donde empresarios y empresarias pueden darse a conocer y padres y madres acceder de forma rápida y concentrada a un montón de servicios y productos para sus peques, además de acercarse a las novedades y nuevas propuestas del sector.
Quizá, el principal problema que tuvo el Salón fue su ubicación, o al menos su distribución, ya que la escasez de espacio era notable. Independientemente del espacio con el que contaba cada puesto, los pasillos para circular se quedaron a todas luces escasos, en una actividad a la que gran parte del “público” acude en cochecito o silla de paseo, lo que en algunos momentos de la tarde propició auténticos atascos circulatorios con el consabido malestar del público. Además, el volumen de la música que acompañaba a los desfiles de moda, contribuía a hacer menos agradable el rato de la visita al salón.
Y es que además de los expositores, se propusieron distintas actividades complementarias que prometían: desfiles de moda (que contaron con notable éxito de público y de cámaras fotográficas o de video de familiares orgullosos) talleres de yoga, cuentacuentos, talleres de juegos o lectura compartida… Sin embargo, al menos dos de las propuestas para la tarde (cuentacuentos y lectura compartida) tuvieron que ser suspendida con la consiguiente desilusión de las familias que se habían inscrito para participar.
En cualquier caso, estoy segura de que ante el éxito de público de esta edición, el año que viene, se repetirá la experiencia y se tomará buena nota de los fallos de este año para hacer el próximo salón más agradable tanto para quienes llevan su propuesta como para el público asistente. Quien sabe, puede que para 2012, podáis conocer Esparcer en vivo y en directo.
Os dejo algunas fotos para que os hagais una idea, y no seais muy severos o severas, ya se que no son de gran calidad, pero por lo menos algo se ve…
Anuncios